« Volver a la página anterior Regresar a página principal

SE VALE SOÑAR: 15 AÑOS PARA TRANSFORMAR EL MUNDO

We are resolved to free the human race from the tyranny of poverty and want and to heal and secure our planet for present and future generations. We are determined to take the bold and transformative steps needed to shift the world on to a sustainable path. As we embark on this collective journey, we pledge that no one will be left behind.

Frases tan inspiradoras como estas hacen parte del primer borrador de la agenda titulada “Transforming our world by 2030: A new agenda for global action” publicada el pasado 2 de junio. Este documento, que será discutido por la Asamblea General de la ONU en septiembre de este año, buscar reemplazar los “Objetivos del Milenio (2000 -2015)” y convertirse en la hoja de ruta para que, entre el 2016 y el 2030, los Estados, la ONU y la humanidad entera avancen en la consolidación de un proyecto común que permita transformar el mundo.

Entre los objetivos enunciados en este borrador figuran : acabar con la pobreza y el hambre; garantizar educación, salud y servicios básicos para todos; alcanzar la igualdad de géneros y empoderar a todas las mujeres y niñas del mundo; combatir la desigualdad en y entre los países; salvar al planeta, luchar contra el cambio climático, utilizar los recursos naturales en forma sostenible y preservar los océanos; fomentar el crecimiento económico sostenible e incluyente, asegurando el empleo productivo y decente para todos; promover sociedades pacíficas e incluyentes, garantizar el acceso a la justicia y construir instituciones responsables y efectivas.

Más allá de las estrategias de financiación que serán negociadas durante la Tercera Conferencia sobre la Financiación para el Desarrollo (Addis-Ababa, 13-16 julio), el documento reconoce que tan ambiciosos propósitos sólo podrán alcanzarse a través de un compromiso global del cual deben hacer parte todos los actores públicos, privados, internacionales y transnacionales. Si bien los gobiernos serán los primeros responsables de garantizar el desarrollo de sus pueblos, el borrador atribuye importantes responsabilidades a la academia, a la sociedad civil y a los ciudadanos en general.

Además de la creación de un sistema de indicadores y de mecanismos específicos de seguimiento, el plan que será puesto en práctica para la realización de estos objetivos supone la creación de nuevas instituciones y la celebración de acuerdos que garanticen la transferencia de tecnología y el acceso a la información.

La idea de formular Objetivos de Desarrollo Sostenible nació durante la cumbre Río +20 celebrada en 2012, como un mecanismo para integrar las metas más importantes en cada una de las dimensiones del desarrollo sostenible (ambiental, social y económica). Sin embargo, el borrador que comentamos es producto de un laborioso camino que se inició en 2000 con la adopción de los Objetivos de Desarrollo del Milenio. La agenda 2015 -2016 es el resultado de un largo proceso de consulta y planeación liderado por el “Grupo Intergubernamental de Trabajo de la Asamblea General de la ONU sobre los objetivos de desarrollo sostenible”, que contó con la participación de más de 60 agencias, departamentos y servicios de la ONU y de otras organizaciones internacionales. De forma inédita en la práctica internacional, este proceso tuvo en cuenta en las sugerencias y opiniones de más de un millón de personas, consignadas en el reporte “Un millón de voces: el mundo que queremos”.

Si bien muchas preguntas quedan sin respuesta tras la lectura de este documento y es evidente que el camino que llevará a su aprobación y puesta en práctica estará lleno de obstáculos, se vale soñar con un mañana sin pobreza ni desigualdad en el que los Estados y los individuos trabajemos de la mano para construir un mundo mejor. Como lo constata la ONU:

« Ours can be the first generation to succeed in ending poverty; just as we are the last to have a chance of saving the planet. We have resolved to build a better future for millions of people in our world, millions who have been denied the chance to lead decent, dignified and rewarding lives and to achieve their full human potential. The world will be a better place in 2030 if we succeed in our objectives » p.7.


Compartir esta noticia

Facebook Twitter Google+

Dejar un comentario